5.2.09

¡Pueblucho, divino tesoro!

Palabra de: Pueblerino Cool |

Vivir en un pueblo/miniciudad tiene su gracia. O no...

Un pueblo con pretensiones de ciudad, así es donde vivo yo. Realmente tiene muchas cosas: pubs, tiendas, plazas, cafeterías, estación de tren, playa (lejos, pero la tiene) incluso un centro comercial. Todo esto lo tiene, pero en poca proporción. Lo predominante aquí son las iglesias. De ésas tiene para dar y regalar. Por supuesto, cada una de ellas tiene a sus respectivas fieles beatas que acuden todos los domingos ataviadas con sus mejores pieles para comulgar cual santas y saludar al padre de turno. Pero, claro, deben de estar en crisis, pues al mendigo que hay en la puerta cada vez le dan menos dinero porque, obviamente, “es para droga”, dicen.


Ése es uno de los principales atractivos turísticos de aquí. De vez en cuando te encuentras a algún guiri con cara de decepción paseando por las calles de este pueblo hasta el coño de ver iglesias. Sin embargo, cuando llegan al río su expresión cambia. Ya han encontrado algo que no han visto en su vida. Un río sin agua y lleno de mierda y moho. Un río que recorre el municipio de punta a punta. “Oh, photo”, parecen decir. Y la típica inglesa gorda y rubia se pone a posar con el río a sus espaldas y su marido con sonrisa de bobalicón le echa la preciada fotografía.

Sí, es un gustazo que internacionalmente miren sus álbumes de fotos y nos recuerden por ese maravilloso río que tenemos. Pero, bueno, no todo iba a ser tan malo, ¡que tenemos un centro comercial, oiga! Desde hace dos años, más o menos, hay un centro con unas cuantas tiendas. Es un centro al que le va lo retro, ya que si entras a sus tiendas verás la ropa de temporadas anteriores a precio de nuevo. No, no es un outlet...

Una de las cosas buenas, si lo miras desde el punto de vista de los ancianos que viven en esa zona, es que todos, absolutamente todos, los pubs de aquí cierran a las 3.30 horas. ¿Dónde nos vamos después? Pues o seguimos en algún parque con cuidado de que no venga la policía o nos vamos a casita. Nuestros padres están encantados de que lleguemos tan temprano. Pero, claro, siempre tenemos Murcia y Alicante al lado para saber lo que es salir de fiesta y no volver hasta que amanece...

Y así es vivir en mi pueblo.

¿Cosas buenas? De eso ya hablaremos otro día ;)

5 Comentarios:

juan carlos dijo...

Todo tiene su encanto, en el mio no tenemos rio pero tenemos la " la torre gorda "que es una iglesia que prometia y no se acabó....se quedo en eso en la torre que es redonda y gorda, gorda..

Pueblerino Cool dijo...

Sí, es cierto que todos los lugares tienen su encanto. Los que vivimos aquí nos quejamos, supongo que como todo el mundo se queja de sus pueblos, pero en realidad nos encanta. Las raíces tiran mucho...

"La torre gorda", que gracia ;) Seguro que ya se ha convertido en un punto de referencia para vosotros.

¡Un saludo!

la-barrocos dijo...

Hahaha, tines razon!!

muak

juan dijo...

tio necesito saber como personalizas tu blog!? es decir como le pones la plantilla esta personalizada y tooodo? un saludo!!

juan dijo...

graciasssss!!!

Publicar un comentario en la entrada

Escríbeme algo y Dior te lo pagará

Los comentarios realizados por otros usuarios en este blog son responsabilidad única de los autores de los mismos. El propietario de este blog no se hace responsable de dicho apartado. De todos modos, el autor de Pueblerino Cool se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario que discrimine a las personas por razones de sexo, raza, religión u orientación sexual. Asimismo, podrá a eliminar cualquier texto que considere intolerante u ofensivo.
¡Ya sabes, mari, controla un poco esa boca!
Subscribe